QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA.

Decía un líder social de Tumaco, y es lo que está pasando en el país, son muchos los líderes y lideresas sociales y defensoras de derechos humanos asesinadas en Colombia después de la firma de los acuerdos el 26 de agosto de 2016 en Cartagena.

Son ya 165 los líderes y lideresas asesinadas. El Gobierno de Santos y las instituciones del Estado han sido incapaces de garantizar el mínimo derecho a la seguridad y vida de estas personas que son estigmatizadas y señaladas por miembros de las fuerzas militares, políticos y algunos medios de comunicación, con acusaciones falsas de ser colaboradores o integrantes de las insurgencias.

Los países garantes de los acuerdos miran para otro lado, la ONU saca tímidos pronunciamientos y la comunidad internacional sólo se preocupa por lo que pasa en Venezuela. Las comunidades indígenas, negras y campesinas del país ponen los muertos, muchos de ellos asesinados por la misma fuerza militar que bombardea pueblos y veredas de estas comunidades limitándose después a decir que fue un error. No se conocen resultados de las investigaciones sobre la autoría de estos asesinatos y se oculta la responsabilidad de la policía en los crímenes de los siete cocaleros asesinados a sangre fría por ellos. Señor Santos: ¿esta es la paz que usted le ofrece a las comunidades que luchan por tener una vida digna.

Lista asesinados